domingo, 14 de junio de 2009

El destino ha hablado

Situación: Domingo, 4:30 de la tarde, mujer con nosesabecuántos kilos de más acaba de llegar de la playa. Discusión cercana a la ruptura con su novio 2 horas antes. Exámenes la siguiente semana. Dieta desde hace dos meses. Hambre atroz.

Hechos: Terrible antojo de pizza. Enciende ordenador. Teclea una página de pizzas a domicilio. Después de segregar litros de jugos gástricos, pide una carbonara con extra de queso. Se levanta del sillón con 10% remordimientos, 90% satisfacción. A los 5 minutos, llamada de teléfono:
- Señorita pizzera: Le llamamos para decirle que las pizzas están tardando hora y media.
- Yo: ¿Qué? (Mi gozo en un pozo, profundo, profundo) Bueno, ¿me la puedes cancelar entonces? (En el fondo tenía la maligna esperanza de que me dijera que no)
- Señorita pizzera: Si claro (Mechachis!!!)

A las 5:30, mujer con nosecuantos kilos de más, se sienta ante la tele a comer una ensalada.

*Nota: La foto que he puesto no soy yo, pero podría pasar por mí perfectamente.

6 comentarios:

  1. te felicito, el jueves y el viernes tuve discusión, pero me faltó tu fuerza T.T

    ResponderEliminar
  2. Si lo mío no fue fuerza Versus, fue que tardaban un año en traerme la pizza, y como me moría de hambre tuve que decir que no, con todo el dolor de mi corazón jeje. Besitos linda

    ResponderEliminar
  3. pero tuviste la fuerza de cancelarlo!!! no te quites mérito ^^

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me fui ayer al Mercadona y me compré una pizza...hacía siglos que no comía una!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Comentario atrasado pero válido: sí fue fuerza, podrías haber llamado a otro lado, podrías haber ido al supermercado, podrías haber comido otra cosa engordante y elegiste quitarte el hambre con una ensalada!!!

    Felicidades, ese es un gran gran paso y un triunfo de tu FUERZA

    ResponderEliminar